Los crímenes más aterradores perpetrados por «Popeye»

Nacido en Yarumal, Antioquia, el 15 de abril de 1962, este hombre fue uno de los más temibles asesinos del cartel de Medellín, de Pablo Escobar.

De hecho, en 1989 estuvo al frente de varias de las acciones que más dolor causaron en Colombia.

Estos son solo tres de los hechos en los que él tuvo participación directa y que El Tiempo reconstruyó recientemente.

El magnicidio de Luis Carlos Galán (18 de agosto de 1989)

La mafia actuaba con fiereza y cada vez en los escenarios más inesperados. Horas antes, el miércoles 16, el magistrado Valencia García fue asesinado por cuatro sicarios en el centro de Bogotá. Y ese viernes, a las 6:18 AM, con extrema sevicia mataron el coronel Quintero. El oficial, quien en su larga lucha contra los narcos obtuvo 26 condecoraciones y 54 felicitaciones, recibió 154 disparos en una calle de Medellín. Murió solo e indefenso.

El avión de Avianca (27 de noviembre de 1989)

Cuando el avión de Avianca apenas empezaba a tomar altura, oscilando entre los 12.000 y 14.000 pies de altura -es decir, unos cuatro kilómetros por encima del suelo terrestre-, explotó con sus 134.133 libras (unos 61.000 kilos) de peso. Los cuerpos de las víctimas, fragmentados, y la estructura del avión, hecha pedazos, se dispersaron en un radio de cinco kilómetros sobre el cerro Canoas. Los investigadores internacionales, entre los que participó el FBI, hallaron en un pedazo del tanque central de combustible rastros de Semtex, un explosivo fabricado en Checoslovaquia.

La bomba al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Bogotá (6 de diciembre de 1989)

No se sabrá si se acercaron a chequearlo o simplemente no hubo tiempo. Sesenta segundos después explotó. En su interior llevaba 500 kilos de dinamita gelatinosa. Eran las 7.33 de la mañana de ese miércoles 6 de diciembre de 1989.

Al estallar hizo polvo la fachada del edificio, mató a 63 personas e hirió a más de 600. La onda expansiva alcanzó a impactar -en algunos casos no dejó ni un muro en pie- 500 edificaciones en 23 cuadras a la redonda. En el centro quedó un cráter de 13,6 metros de largo, 11,6 de ancho y 3,3 de profundidad. De ahí que la explosión se escuchara en toda la ciudad.

Loading...